Los buenos deseos del árbol de Navidad del Balneario

En el vestíbulo del Balneario Prats, en estas fiestas, luce un bonito árbol de Navidad que da la bienvenida en unos días tan entrañables como son las fiestas de Navidad, Año Nuevo y Reyes. El árbol de Navidad es una de las decoraciones más típicas de estas fiestas, pero, ¿cuál es su origen? ¿Y su tradición? Una de las tradiciones más populares en todo el mundo.
Según los libros de historia, cuando los primeros cristianos llegaron al norte de Europa descubrieron que los bárbaros celebraban el cumpleaños de uno de sus dioses adornando un árbol perenne, en una fecha cercana al solsticio de invierno. Este árbol simbolizaba al árbol del Universo, llamado Divino Isdrasil, en la copa se hallaba el cielo, Asgard y el Valhalla, y en las raíces más profundas estaban los infiernos. Posteriormente con la evangelización de esos pueblos, los cristianos tomaron la idea del árbol cambiándole totalmente el significado. Bonifacio de Fulda, evangelizador alemán, ante la mirada de los hermanos, cogió un hacha y cortó el árbol (el Divino Isdrasil) y en su lugar plantó un pino, símbolo del amor perenne de Dios, y lo adornó con manzanas y velas. Las manzanas simbolizaban el pecado original y las tentaciones, mientras que las velas representaban la luz de Jesucristo como la luz del mundo. Según fue pasando el tiempo, las manzanas y las luces, se transformaron en esferas y otros adornos. El primer árbol navideño público se colocó el año 1878 en el mercado de Navidad del Niño Jesús de Nüremberg, en el sur de Alemania. La noticia se fue extendiendo hasta convertirse en la tradición del árbol de Navidad.
En Cataluña, la noche del 24 al 25 de diciembre, los regalos los suele traer el Tió de Nadal y, en versión anglosajona, Santa Claus o Papá Noel, que dejan los obsequios alrededor del árbol. Sea como sea, el árbol de Navidad se ha convertido en un símbolo navideño indiscutible y con mucho significado. Desde finales del siglo XIX existe la tradición de decorar los árboles de Navidad y esta decoración también tiene su sentido. El elemento clave es la estrella, que se coloca en la punta del árbol y que según los expertos representa la fe que sirve de guía a la humanidad. Los lazos de colores que decoran el árbol quieren significar la unión de las familias y los seres queridos. También quiere simbolizar la estrella de Belén. Las bolas de color de vidrio, son muy típicas. Las primeras las empezaron a fabricar los sopladores de vidrio de Bohemia. El árbol de Navidad suele ser una conífera de hoja perenne, que representa la vida eterna.
El árbol de Navidad mirado por los ojos de un niño abre todo un mundo de magia, misterio e ilusión. Quizás porque simboliza estas fiestas en las que abundan los regalos, las sorpresas y los encuentros familiares alrededor del árbol de Navidad. Y mirado por los ojos de un adulto, el árbol de Navidad nos llevan de vuelta a la niñez, a las Navidades pasadas y a las que aún están por llegar. En cada rama hay colgados también deseos, sueños e ilusiones… Alrededor del árbol se suelen dejar obsequios, abriéndose un montón de curiosidades para averiguar que contiene cada paquete, que alguien ha dejado con mucho amor.
El árbol de Navidad del Balneario Prats preside la entrada del establecimiento con el fin de crear un clima navideño y agradable donde todo el mundo se encuentre bien. Este árbol comparte protagonismo con el Tió de Nadal… dos elementos cien por cien navideños que calientan el ambiente de las Fiestas, unos días de hermandad alrededor del árbol de Navidad que invita a cantar villancicos, a hacer volar la imaginación y a compartir buenos deseos con las personas queridas y también con la familia del Balneario Prats..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *