El verano es la época del año con más horas de sol y muchos lo esperamos para hacer baños de sol que aportarán un bonito color a la piel y vitamina D. Esta vitamina ayuda a absorber el calcio y el fósforo y por lo tanto es muy beneficiosa por los huesos. Ahora bien, cada vez la sociedad es más consciente de los efectos perjudiciales del sol cuando se toma en exceso y en las peores horas de radiación solar. Se deben evitar las quemaduras solares pero no por ello tenemos que renunciar a tomar el sol.

Entre los consejos que dan los dermatólogos, uno de los más importantes es el de no tomar el sol en las horas de máxima intensidad, entre las 12h y las 16h, especialmente en los meses de verano. Los baños de sol se deben empezar a tomar de manera gradual, por ejemplo, el primer día durante 20 minutos e ir aumentando los tiempos de exposición. Muy importante: beber agua para hidratarnos y utilizar protector solar. Sin protector solar, una piel clara comienza a quemarse pasados 10 minutos. El protector solar o bloqueador solar disminuye el riesgo de quemaduras provocadas por el sol. La ropa que bloquea los rayos solares (UVA y UVB), los sombreros de ala ancha, gafas de sol y los parasoles, son útiles para prevenir lesiones en los ojos y en la piel, pero no impiden las quemaduras del sol. Deben aplicarse entre 30 minutos y dos horas antes de exponerse al sol y volver a ponerlo después de salir del agua o cada dos horas fuera del agua, ya que nos habremos tocado la piel y sudado. ¿Qué factor de protección debemos utilizar? Depende de cada tipo de piel. El número de protección que aparece en los envases se multiplicará por los minutos que nuestra piel resiste el sol. Por ejemplo, si una persona tarda 10 minutos a quemarse y utiliza protección solar 15, estará protegida durante 150 minutos (10×15).

También será importante que antes de las vacaciones o ya de vuelta tratemos nuestra piel para recuperarla y hacer que luzca un aspecto sano. Los profesionales del Centro Termal de Balneario Prats recomiendan el pilling corporal. Podréis elegir el que se hace con masaje hidratante, con baño de burbujas, pilling y masaje hidratante, que está indicado para eliminar las células  muertas e hidratar la piel. El pilling corporal personalizado consiste en un tratamiento de exfoliación corporal de células muertas que activará la circulación y renovará la piel dejándola lisa y suave.

Cuidad vuestra piel, protegeros y disfrutad del verano!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *