Visita las termas romanas de Caldes de Malavella y descubre su historia.

Balneario

Las termas romanas de Caldes de Malavella han dado mucho que hablar durante siglos. Ya en pleno esplendor del imperio romano, fue descubierto y frecuentado desde entonces uno de los lugares más históricos en Cataluña.

Los habitantes de la vieja Hispania romana, anteriormente solían viajar por motivos comerciales (o de otra índole), de ciudad en ciudad a través de lo que se conoce como la Via Augusta. Éste trayecto unía a Roma con Cádiz.

Es precisamente desde aquella época, como si se tratase de un itinerario, quedaron escritas incluso con sus distancias muy exactas, aquellas etapas que seguían estos viajeros al moverse por el territorio del imperio.

Por esta razón, hoy sabemos muy bien que aquellos viajeros que salían de Tarraco (Tarragona) con dirección norte, primero visitaban Semproniana (Granollers) y hacían una parada en Aqvis Voconis, que actualmente es Caldes de Malavella, para proseguir con su viaje.

Las termas romanas de Caldes de Malavella.

 

Termas romanas en Caldes de Malavella.
Termas romanas en Caldes de Malavella.

Es aquí donde la historia de estos viajes se torna un tanto curiosa. En este punto lo normal es preguntarse: ¿por qué la modesta Aqvis Voconis era incluida en semejante itinerario tan extenso?

Como ya puedes adivinar, el motivo principal es porque la villa contaba con unas increíbles termas a todo lujo y color. En esta increíble terma brotan aguas a unos agradables 60 ºC, y que además eran y continúan siendo mineromedicinales.

Actualmente en el centro urbano de Caldes de Malavella encontramos a estas históricas termas romanas. Las mismas que durante muchos siglos han aliviado las dolencias y fatigas de muchísimos viajeros romanos. De aquellas antiguas estructuras se mantiene muy bien conservada su piscina central, el corredor porticado, y diversas estancias de servicio.

El estado de conservación de las termas romanas es sorprendente. Muy cerca de allí, puedes visitar el Espai Aquae, que es un centro de interpretación e investigación, donde se exhiben muchos objetos que han sido hallados en este lugar y enriquecen su patrimonio e historia.

¿Qué eran las termas romanas?

 

 

Caldes de Malavella- Termas romanas
Termas romanas en Caldes de Malavella.

Según la historia mencionada anteriormente, algunos piensan que las termas romanas era una especie de balneario exclusivo. Parte de ese pensamiento no es del todo desacertado, ya que la gran diversidad de balnearios actuales, han surgido tomando como referencia a las termas romanas.

Ahora bien, las termas romanas no eran más que recintos públicos para el baño, muy típicos en la civilización de Roma. Si estos recintos (como es el caso de las termas romanas), eran públicos, se le daba la denominación de thermae o therma. Por otra parte, el nombre balmes o balneum, desde donde se origina la palabra balneario, se utilizaba en referencia a los baños de las villas.

En la antigua Roma, las termas públicas tenían más una función política y social. Eran lugares propicios para una conversación, la relajación social, el esparcimiento o el recreo, con todo lo que ello significaba. Las termas, tenían diversas estancias que estaban destinadas a realizar actividades lúdicas y gimnásticas.

En las termas romanas se cuidaba bastante bien el ambiente, teniendo decoraciones muy llamativas y no se escatimaba en medios para conseguir este fin. De hecho, la decoración de las termas incluía mosaicos, estatuas y diseños muy llamativos. A las termas romanas solía acudir mucha gente que no tenía permitido tener un baño en casa, como los esclavos o plebeyos.

¿Quién podía utilizar las termas romanas?

Caldes de Malavella - Termas romanas
Termas romanas en Caldes de Malavella.

En general, las termas romanas solían abrir al mediodía y cerrar al ponerse el sol. En la mayoría de los casos, había espacios separados para hombres y mujeres. Por otra parte, si no había espacios separados, las termas abrían unas horas al día para las mujeres y otras para los hombres

Las termas romanas, tal como sucedía en el teatro, eran muy utilizadas para socializar. En pocas palabras, eran utilizadas para encuentros informales, ideales por sus relajantes aguas termales.

Las termas romanas en Caldes de Malavella tenían precisamente ese propósito, ser un oasis en el camino de los viajeros, además de ser el punto de encuentro perfecto para un descanso en el itinerario.

¿Qué podrás ver al visitar las termas romanas en Caldes de Malavella?

Caldes de Malavella - Termas romanas
Termas romanas en Caldes de Malavella.

Visitar las termas romanas en Caldes de Malavella es todo un viaje al pasado. La estructura general de la terma deja ver cómo los viajeros en aquellos tiempos disfrutaban de las aguas termales de Caldes.

En el lugar podrás apreciar Termas Romanas del Puig de Sant Grau, que es un monumento declarado Bien Cultural de Interés Nacional. Desde luego, también contemplarás el edificio termal romano de Sant Grau, que tuvo su construcción alrededor del año 50 después de Cristo, sobre un balneario aún más antiguo, que data del siglo II A.C.

Es precisamente desde el siglo II A.C, en los primeros tiempos del periodo romano, que las aguas termales de Caldes propiciaron el surgimiento de actividades balnearias que acabaron influyendo en la formación de un pequeño núcleo poblacional en los alrededores.

Ese importante núcleo poblacional llamado Aqvae Calidae (Aguas Calientes), con el pasar de los años se convirtió en el epicentro de un municipio romano de derecho latino, que se afianzó aproximadamente para el siglo I D.C.

Todos estos antecedentes e historia, explican muy bien la gran variedad de balnearios y servicios relacionados en Caldes, y la fama incuestionable de sus aguas termales.

Deja un comentario