El verano en Balneario Prats

 

El verano es una época muy diferente a las otras estaciones del año. Se caracteriza por ser un tiempo en el que pasamos más ratos al aire libre. En verano, la sensación de libertad es extraordinaria.
La llegada del buen tiempo nos anima y nos invita a hacer muchas cosas. Los días son más largos y las noches son el momento de aprovechar la fresca.
El sistema de vida y los hábitos cambian durante los meses estivales, también en Balneario Prats. Los ratos de disfrute en la terraza y el jardín del establecimiento no pueden ser mejores, tanto durante las horas diurnas como las nocturnas. Los espacios están bajo el cobijo de las sombras de los árboles y las sombrillas. Las comidas y las cenas del restaurante se pueden hacer en la terraza, en un ambiente cómodo y único ya que las flores, los árboles y las plantas rodean la terraza / comedor de verano. Hasta allí llega la fragancia de los tilos en flor del jardín…
Los menús diarios del restaurante también cambian durante el verano. Son protagonistas las cremas frías como el gazpacho andaluz, Vichyssoisse, sopa de melón con jamón, carpacho de melón, gazpacho de sandía con queso fresco y albahaca o el salmorejo con huevo duro… También las ensaladas, las verduras o la fruta. Todo ello hará que la alimentación sea ligera, saludable y menos calurosa. Los productos que se utilizan en la cocina de Balneario Prats, son de temporada y de kilómetro cero, de proximidad. La gastronomía de Balneario Prats está basada en la cocina tradicional catalana y también introduce platos más innovadores siguiendo las pautas de la Nouvelle cuisine. Los clientes con intolerancias alimentarias pueden consultar al personal del restaurante que les dará información sobre los alimentos que contiene cada plato.
La terraza y el jardín son también el lugar ideal para saborear los combinados, los refrescos, los vermuts o los granizados del bar del establecimiento. El agua, un elemento muy importante para estar bien hidratado durante estos meses calurosos, es el aliado perfecto que encontraremos en el bar. Y es agua de Caldes de Malavella!
La piscina de agua termal está a disposición de los clientes alojados en el hotel y los usuarios de día. Sus propiedades terapéuticas son extraordinarias. Es un placer que no se puede perder.
¡Muy buen verano a tod@s!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *